LA NATURALEZA DE LA ANSIEDAD

  

   Nadie  es  inmune  a  la  ansiedad  y  de  vez  en  cuando  todos  podemos  sentirla.

 

  De  hecho cuando  nos  enfrentamos  a  circunstancias  adversas, peligrosas,   la  respuesta  normal  de  nuestro  organismo  es  prepararse  para  la  acción,  es  decir,  se  prepara  para  enfrentarse  al  peligro.  Esto  es  lo  que  se  conoce  como  respuesta  de “ lucha  o  huida”.  Por  ejemplo,  si  vamos  caminando  por  la  calle  y  vemos  venir  hacia  nosotros  un  vehículo  a  mucha  velocidad,  nuestro  cuerpo  se  preparará  para  “huir”  de  esa  situación  de  la  siguiente  forma :

 

-“Los  músculos  se  tensan, se acelera  el ritmo respiratorio junto  con  el  corazón y salimos  corriendo hacia  un  lugar  seguro,  esto  implica  una  activación  del  sistema  nervioso  simpático, o  lo  que  es  lo  mismo,  un aumento de  nuestra  ansiedad.”-

 

   En  este  caso, el  peligro  es  real  y  la  respuesta  de  ansiedad  nos  ayuda  a  salir  ilesos. Por  tanto  tenemos  que  considerarla,  como  un  mecanismo  de  protección  que  tiene  nuestro  organismo,  y  que   entre  otras,  produce  respuestas  físicas  como: tensión  muscular,  cambio  en  la manera  de  respirar  y  aceleración  cardiaca.


   La  respuesta  de “ lucha  o  huida”  o  ansiedad  puede  darse  ante  cualquier  amenaza  inminente  percibida  por  la  persona  sin  importar  que  ésta  sea  física, psicológica  o  imaginaria.

 

    Cuando  nos  enfrentamos  a  un  peligro  inminente  real,  que  requiere  adoptar  una  acción  rápida  y  efectiva  (  por  ejemplo  al  ser  atacados  por  alguien  en  la  calle),  la  respuesta  de  ansiedad  es  adecuada  y  útil.  Sin embargo,  a  veces  la  respuesta  de  ansiedad  puede  llegar  a  desencadenarse  dentro  de  nuestro  organismo  incluso  cuando  el  peligro  no  es  real,  sino  que  es  nuestra  interpretación  particular  de la  situación  la  que  la   etiqueta  de  peligrosa  o  amenazadora,  bien  porque  anticipamos  consecuencias  desagradables,  sin  saber  realmente  lo  que  va  a  ocurrir ( ej:  “ Me  voy  a  equivocar,  no  lo  haré  bien” )  o  bien  por  el  cúmulo  de  situaciones  sin  resolver  durante  un  tiempo  prolongado ( ej: situación  laboral precaria, deudas  y problemas  familiares).

 

   Las  manifestaciones  físicas de  la  ansiedad  pueden  incluir :  palpitaciones, opresión  en  el  pecho,  sudoración, sequedad  de  boca, un  incremento  del  deseo  de  defecar  u  orinar,  dolor  de  cabeza,  sensación  de  hormigueo, mareos, tensión  muscular,  entre  otros. Estos  síntomas  físicos  van  asociados  a  pensamientos  catastróficos, desagradables  o  exagerados ,  del  tipo: “ voy  a  volverme  loco”, “ no  puedo  controlarme” ´,“  tengo  una  enfermedad  grave”, “  me  van  a  rechazar”,  etc…


   Existe  un  trastorno  de  ansiedad  cuando  una  persona  desarrolla  manifestaciones  físicas  y/ o   psicológicas  de  ansiedad  en  ausencia  de  un  estímulo  provocador,  es  decir,  cuando  la  ansiedad  está  presente  la  mayor  parte  del  día  y  no  existen  circunstancias  reales  que  justifiquen  ese  estado.

 

    El  objetivo  del  tratamiento  psicológico  es  ayudarle  a  desarrollar  unos  mecanismos  de  defensa  que  le  permitan  enfrentarse  a  sus  problemas,  de  tal  manera  que la  ansiedad  pueda  ser   mantenida  bajo  control  dentro  de  un  nivel  razonable  y  sano.

  nº colegiada  AN-03861

Tlf.  618084861

Avda. Juan Carlos I, nº2-bajo

Tomares (Sevilla)

Tlf. 955-499164

C/ Virgen de Robledo nº7

Los Remedios  ( Sevilla)

 Tlf. 954-448211